Downnload us

En el barroco era inevitable el viaje a Italia para ver las nuevas perspectivas de Parmigianino, los clarooscuros de Caravaggio. Ahora, tal como vaticinó Paul Valery, el flujo de imágenes continuas y descontextualizadas se ha introducido en las salas de estar, los artistas venden fotografías con un click en Australia y tenemos una red de “amigos-agregados” de los que hemos visto muchas de sus “imágenes”, conocemos sus últimas fotos al pie de la Torre Eiffel pero de los que nunca oleremos su perfume.
Las exposiciones de arte en tanto que interpretación narrativa de lo que vemos y respiramos también se enroscan en ese infinito rizoma en el que se ha convertido la red. Infinitas y azarosas relaciones con otros artistas, con face-perfiles seductores y confusos. Una puesta de sol en el caribe puede representar a un artista, a un colectivo, un museo, una galería, una empresa usurpadora de datos, tal vez.
La presente iniciativa expositiva nace también de uno de los clicks que retroalimentan esa intrincada semiosfera vegetal; el mensaje en la botella se llama en nuesto caso “down-load-us”. Desde entonces se ha creado un nuevo bucle que “crece por él mismo”. Nódulo de la nube virtual que nos lleva a enviarnos fotos, analizar imágenes, leer textos, reunirnos después de la jornada laboral. Todo eso con la promesa de, en un tiempo no muy lejano, poder vivir juntos la catarsis de la presencia física, el olor de la obra, la contingencia de los malentendidos, La imperfección deliciosa de ese mundo que no sólo está formado de imágenes.
Duchamp, según Octavio Paz, ha demostrado que todas las artes nacen y terminan en una zona invisible, la materia de la que está hecho el arte son las ideas. Estas forman parte de un plano de infinitos puntos, un paisaje en el que han desaparecido las  disciplinas entendidas en compartimentos estancos.  Down-load us tiene la vocación de captar ideas, imágenes, archivos que reflexionen sobre las condiciones de la creación de las artes “expandidas” en la malla rizómatica.
Hasta ahora, la caligrafía del término “down-load-us” ha puesto en marcha tanto  en la obra enviada como en nuestra mirada (toda la/ puesta en obra para ofrecer/ a las miradas /todos los campos/)  un flujo de ideas que agrupamos en los siguientes epígrafes:
  • El intercambio entre lo que se ofrece a las miradas, la mirada glacial del público.
Un juego infinito en el que el sujeto deviene objeto para sí mismo. La experiencia estética  de la a veces devastadora  contemplación   ausente pero hipnotizada  del flujo de imágenes. La mirada despiadada del voyeur, que dirige su ojo a la mirilla del flujo hiperrealista de imágenes a tiempo real. Esas condiciones nuevas en la contemplación, el público que ve y olvida inmediatamente, etc., se impregna  en obras que reflexionan sobre  la identidad digital y afecta a la imagen o retrato del artista, su obra, el público, y al acto pornográfico de la contemplación.
  • La transformación en la escala  de   la representación artística.
Desde  los  jardines del Renacimiento el diseño y la representación estaban determinados por el hombre, su cuerpo, su abrazo, su mirada. Las nuevas tecnologías, la física cuántica, el telediario, han hecho dirigir nuestra mirada tanto a lo planetario, al hormiguero de las avalanchas humanas, como a las estructuras moleculares y cuánticas que navegan silenciosas y sobredimensionadas; lo que desde down-load-us llamamos lo “micro” y lo “macro”. Existe  un interés por representar  tejidos celulares, el intrincado  entremallado vegetal, las miles de gotas que se desintegran en un micro-instante. Ese interés por las formas  que soportan  el flujo de información microcelular convive con imágenes de  multitudes humanas vistas desde el espacio. Los millones de años luz representados  en el parpadeo de una  sola y diminuta estrella.
  • Collage.
Mary Shelly (introducción a Frankenstein,1818) cuenta como la idea del monstruo se le ocurrió en sueños tras una discusión entre  Lord Byron y su marido sobre si podría dársele vida a un organismo ensamblando todas sus partes. El “monstruo-collage” en la era digital no sólo atañe a la superposición de diferentes modos de representación (el dibujo de un violín con un recorte de periódico), sino que alude a infinitas superposiciones que nos impiden hablar ya de imágenes acabadas. Superposición del futuro y el pasado, en forma de recuperación infinita y simultánea de archivos, superposición constante del instante, de  formatos de representación en las obras (digital, fotográfico, pictórico, escultórico) siendo, a veces,  la misma transmutación  el centro o eje primordial de la obra.
Concha Campos García
7 Responses “Downnload us” →
  1. Enhorabuena, la idea ya era genial, pero este post me parece precioso y perfecto. Buen trabajo y gracias.

    Responder
  2. Una iniciativa genial que invita a poner manos a la obra… esto tiene muy buena pinta. Ánimo!! 😉

    Responder
  3. ¿qué temgo que hacer para bajar mas cosas?

    Responder

  4. Ursula Blancas

    febrero 4, 2011

    Me encanta, completamente inspirador…

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: